Opinión

ATISBOS: Parásitos de la política, obstáculo para la democracia

Rafael Cienfuegos Calderón

Los partidos políticos, mal necesario para la democracia porque solo a través de ellos la ciudadanía puede elegir Presidente de la República o regidor municipal, son una sangría para el erario nacional, un negocio millonario, un nido de vividores y ambiciosos que quieren poder y fuero, y una repulsa para la gente.

Todos padecen lo mismo: desprestigio, falta de credibilidad, corrupción, limitada representación, pugnas internas, exceso de militantes sin principios ni ideología, distanciamiento de la gente, intereses personales y de grupos, y menosprecio por la democracia.

Ante ello los electores son los únicos que pueden impedir que los dirigentes y militantes que los prostituyen se excedan, se eternicen y hagan uso discrecional del financiamiento que reciben del gobierno federal.

Pero tienen que hacer valer su voto premiándolos o castigándolos, de acuerdo a su actuación, en los procesos electorales.

Este año, por mandato constitucional, los partidos recibirán 10 mil 444 millones 157 mil 311 pesos, correspondiendo a Morena tres mil 159; al PAN, mil 904; al PRI, mil 866; a Movimiento Ciudadano, mil 017; al PRD, 751; y al PT, 719.

La cuestión es si hay justificación para que reciban esa millonaria cantidad de dinero siendo que no cumplen con los principios y obligaciones que les dan vida.

Representar a la población, defender sus intereses, encabezar sus demandas, exigir leyes que la beneficien, interceder ante los gobiernos para resolver  problemas que los aquejan e incluirla en el sistema de democracia participativa.

Por el contrario, se mueven en torno a los designios del gobierno en turno para negociar y sacar ventaja.

El descrédito de los partidos políticos es uno de los síntomas más preocupantes de la democracia y uno de los desafíos más graves que enfrentan, pero sin fuerzas políticas no hay democracia (Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, 25-03-2015).

Nuestro sistema de partidos es muy joven y preocupa el desapego y la crisis de representación que aqueja al sistema democrático del país.

Los partidos políticos son piezas fundamentales en el funcionamiento de la democracia ya que esta se ha establecido y fortalecido a través de ellos. (Empero) no son ni deben ser los únicos canales de participación política en una democracia robusta y participativa, (aunque) sin partidos no podemos pensar en un sistema democrático- planteó-.

Hoy, está a la vista que los partidos son un negocio controlado por las cúpulas que los convierten en parásitos de la política.

El PT y el PEVEM, sin ganar un solo distrito en la reciente elección, tienen un número significativo de legisladores transferidos por el partido oficial (Morena) a través de pactos y negociaciones.

El PAN y el PRI, con magros resultados electorales, viven una crisis interna por el control del poder y el financiamiento, mientras que el PRD desaparece del mapa político y MC navega con supuesta bandera independiente.

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 7 =