Opinión

La política

Las flores de A. Montiel

Adolfo Montiel Talonia

Arturo  Montiel que fue gobernador del estado de México, tiene cuentas pendientes que rendir y que informar. Fue un político muy versátil. De facturación mexiquense, fue localista. Su orgullo era conocer los dirigentes priistas de los 125 municipios. Entre otros puestos fue presidente del PRI estatal.

Se divorció al enamorarse perdidamente de una modelo francesa, Mourcine, quien le hacía al periodismo y a la fotografía. Se casó con ella. Tuvieron hijos. La señora se enroló en la vida pública mexiquense. Se emocionó mucho con llegar a Los Pinos. Arturo le daba cuerda.

Mourcine tenía cartera abierta. Y el amor de su marido se hacía presente, diario con      un ramo de inas rosas blancas. Arturo tenía puntos débiles, como el alcohol, caía cuando tenía dificultades con ella. Arturo terminó su gobierno y no llegó a Los Pinos.  El amor se agotó y la señora se fue. Lo demandó

Por una fortuna. El juicio sigue. Y no se han revisado facturas de la señora. Ella se fue a vivir a Francia. Lo hijos también son parte del juicio.

Interrogaciones

¿Por qué la oposición en el poder Legislativo se opone a que se legisle y se establezca el mando único, como lo propone el Presidente Enrique Peña Nieto. Por lo que no saldrá la ley de seguridad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + Once =