En Ambiente

Sigue al alza la desertificación de suelos en México

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, dijo, ha priorizado la conservación y restauración de agroecosistemas, la conservación y aprovechamiento sustentable de los recursos suelo, agua y genéticos para la alimentación y la agricultura, así como el fomento de buenas prácticas agrícolas en su sentido más amplio.

Precisó que actualmente en México, de acuerdo con datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, 64 por ciento de los suelos presenta algún grado de degradación y, algunas estimaciones recientes señalan que el 47 por ciento de los suelos de temporal y el 53 por ciento de riego, tienen algún grado de afectación por salinidad.

Indicó que cada año se ven afectadas alrededor de 600 mil hectáreas en el país y, de manera recurrente, entidades como San Luis Potosí, Zacatecas, Tamaulipas, Chihuahua, Sonora, Durango, Coahuila y el norte de Veracruz, así como otras del centro del país, registran un grado de afectación por este fenómeno.

Entre las acciones aplicadas en el país, el funcionario enumeró la Estrategia Nacional de Suelos para la Agricultura Sostenible (ENASAS), que ayuda a mantener nuestros suelos vivos, optimizando los nutrientes y costos de producción con diferentes tecnologías como enmiendas, subsoleo, drenes, sincronización de fechas de siembra, transferencias de genotipos correctos y análisis de suelos.

Puntualizó que otra acción relevante es el Proyecto Estratégico de Atención a la Sequía Agrícola implementado durante 2021 en Chihuahua, Durango, San Luis Potosí, Sonora y Tamaulipas, para reconvertir la producción hacia cultivos de bajo consumo de agua, de ciclo corto, y orientado a granos básicos, oleaginosas y forrajes perennes, como el nopal y zacate banderita.

Estas iniciativas, dijo, contribuyen a mejorar la productividad en las zonas áridas y semiáridas del país, mitigando los efectos de la sequía recurrente que aqueja a miles de productores, con beneficio para 28 mil 670 familias productoras y en una superficie de 235 mil 500 hectáreas.

Villalobos Arámbula expuso que otra medida es el proyecto de Estimulación de Lluvias en los estados del norte y noroeste del país, cuyo objetivo es contribuir al incremento en el nivel de precipitación, coordinado por la Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza), con apoyo de la Fuerza Área Mexicana (FAM) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El director general de la Conaza, Ramón Sandoval Noriega, destacó resultados de estimulación de lluvias, proyecto que ha tenido 120 vuelos, todos exitosos, en beneficio de nueve millones de hectáreas, en 2021, y 10.2 millones de hectáreas en 2022.

También se promueve la sustitución de cultivos de alta demanda hídrica por cultivos de baja demanda y el mejoramiento de la cobertura vegetal con especies de porte bajo (pastos, arbustivas, entre otras) y/o especies nativas y endémicas, apuntó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 18 =