Sustentabilidad

Niños y mujeres: sectores vulnerables frente al calentamiento global

Las malas noticias sobre el estado del clima no deberían considerarse como lo “normal”

Por Ana Herrera

“Resulta preocupante pensar que estas noticias sobre el mal estado del clima, los impactos y el aumento de las temperaturas son ya tan frecuentes que parecen ser la normalidad expresó Tatiana Nuño, responsable de Greenpeace de la campaña de Energía y Cambio Climático.

De acuerdo al informe de la Agencia de Océanos y Atmósfera de EUA el año 2016 va por el mismo que el año anterior donde se batió un nuevo récord en emisiones de gases de efecto invernadero e incremento global de las temperaturas desde que se tienen registros.

Perspectiva de género frente al cambio climático

Aunque la región de América Latina tiene capacidades extraordinarias en materia de energías renovables, esta área geográfica es especialmente vulnerable frente al cambio climático por la dependencia al sector agrícola.

De acuerdo con el informe Seguridad alimentaria, nutrición y erradicación del hambre, el cambio climático repercutirá en los procesos de cultivo lo que a su vez impactará en las economías locales y comprometerá la seguridad alimentaria en toda la región.

Este análisis elaborado en conjunto por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación de (FAO), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), estima que los países más afectados serán El Salvador, Honduras, Ecuador, Paraguay, Bolivia y Nicaragua.

De acuerdo a la FAO, las consecuencias de esta crisis planetaria, impactarán especialmente  a las mujeres ya que ellas son las encargadas de producir entre el 60 y el 80 por ciento de los alimentos en los países en desarrollo y la mitad de todos los países del mundo.

A pesar de que las mujeres son quienes mayoritariamente trabajan la tierra, no son quienes la poseen: en México solamente 32 % de las mujeres son propietarias de la tierra que trabajan, en Paraguay 27 %, en Nicaragua 20 % y en Honduras sólo 14 %. Esto las coloca en una desventaja frente a sus pares varones en cuanto a derechos de la tierra, igualdad económica y oportunidades de progreso.

Para enfrentar este problema, la FAO reconoce que las estrategias dirigidas a la seguridad alimentaria sostenible deben obligatoriamente abordar el problema desde una perspectiva de género.

Soledad Parada, asesora de género de la oficina regional de la FAO, habló sobre los contextos culturales en los que se encuentran las mujeres al enfrentar mayores condiciones de vulnerabilidad en cuanto a tenencia de la tierra ya que acceden a ella por herencia o por asignaciones de los programas relacionados a la reforma agraria, lo que en cualquier caso las pone en desventaja.

María Cecilia Juana de la comunidad de San Isidro Buen Suceso en TlaxcalaMaría Cecilia Juana de la comunidad de San Isidro Buen Suceso en Tlaxcala

Los niños

En el informe anual de 2016 del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) se habla de que los niños pobres y desamparados fueron los más afectados, de forma desproporcionada, debido a los desastres humanitarios del año pasado.

El informe destaca los daños causados en África, Asia y el Pacífico donde los derrumbes y desastres naturales afectaron a miles de personas e incluso causaron el desplazamiento de niños de sus hogares.

“Los efectos del cambio climático: enfermedades, sequías e inundaciones, destruyen las fuentes de alimento y sustento, además de exacerbar los riesgos para los niños e intensificar las carencias de millones de personas” expresó el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake.

Durante la COP21, UNICEF promovió el mensaje de que las alteraciones causadas por el incremento de la temperatura media global no conducirán a más inundaciones o sequías, sino a la inseguridad alimentaria, a las pérdidas en los ingresos de la agricultura, a la emigración forzada y a otras adversidades para los países y comunidades, siendo los niños los menos preparados para enfrentarse a todo esto.

De acuerdo a los posibles escenarios propuestos por el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCCC) el “escenario sin cambios” de políticas de no mitigación, da como resultado 1.5 billones de niños afectados.

En otro escenario que estipula un incremento de 1.5 grados en la temperatura del planeta, el límite ideal acordado en la COP21, se prevé que 150 millones de niños se verán severamente afectados en las áreas de alto impacto.

El calentamiento no natural de la tierra

De acuerdo a Gabriel Blanco, profesor titular del Centro de Tecnologías Ambiental y Energía de la Universidad Nacional del Centro en Buenos Aires, Argentina, la tecnología es una buena herramienta pero “no ha sido una solución en el pasado para este tipo de problemas”, por lo que hacen falta una serie de acciones con vías de mejorar la calidad de vida de los sectores vulnerables del mundo.

En otro escenario más positivo se espera que para 2030 las energías renovables alcancen un 60 % de las energías que se producen, esto es “un reto gigantesco”, afirma el investigador integrante del IPCC en el área de mitigación.

2,900 -1,900 = 1000  

2,900 gigatoneladas de dióxido de carbono es lo que la atmósfera podría soportar para que la temperatura no se incremente más de dos grados.

1,900 gigatoneladas ya se ocuparon con las actividades desarrolladas desde la revolución industrial desde el siglo XVIII hasta la actualidad

1, 000 gigatoneladas  son las que se pueden ocupar sin rebasar los dos grados en el incremento a la temperatura que causaría fuertes catástrofes en el planeta.

De acuerdo al investigador el crecimiento poblacional y el uso excesivo de combustibles fósiles ha ocasionado “un divorcio de los ciclos naturales” pues anteriormente se fabricaban molinos de viento y se esperaba con paciencia la época de lluvias para los cultivos, pero a mediados del siglo XX “los combustibles fósiles permitieron un desarrollo creciente y lineal” que ha llevado a un deterioro natural que actualmente necesita focalizar sus esfuerzos en grupos vulnerables y hacer un llamado a un cambio de hábitos toda en la humanidad.

 

Fuentes:

Centro de información de las Naciones Unidas http://www.cinu.mx/

http://www.nuevamujer.com/mujeres/actualidad/todos/mujeres-cambio-climatico-y-seguridad-alimentaria-en-america-latina/2016-08-05/102508.html

Webinario realizado con Gabriel Blanco por la revista Claves 21 Ambiente y Desarrollo Sustentable 01-08-2016  http://claves21.com.ar/

Acerca de Ana Herrera

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.