Opinión

Imposible que México crezca más del 2% en su economía: BID

Para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), México padece de una grave pérdida de la productividad laboral lo cual frena todas las expectativas y discursos de la Secretaría de Hacienda (SHCP) que marca que se rebasará más del 2% de crecimiento en este año, ya que para el BID, con la productividad actual lo máximo a lo que aspira el país es a crecer un 2% y para alcanzar el 3.5% de crecimiento se requiere que la productividad laboral y empresarial nacional sea tres veces superior a lo actual.

El organismo internacional reconoció que existe dos México, uno moderno que se enmarca como una de las 15 economías globales con empresas de alta eficiencia en sectores automotriz, aeronáutica y que han registrado crecimientos del 5% en los últimos 20 años, mientras que el otro México padece de graves rezagos con pequeñas y micro empresas sin personal calificado, que casi un 50% de la mano de obra del país vive y trabaja en la informalidad, que se desconocen de los avances tecnológicos que ayudan al trabajo y que mantiene baja productividad en un menos 6.5% en los pasados 20 años.

Aunado a que la misma Secretaría de Educación Pública (SEP) ha aceptado que son los más pobres quienes menos oportunidades de estudio tienen y son quienes más abandonan sus estudios por falta de recursos económicos y que por cada 100 mexicanos nacidos en pobreza, 72 no tienen estudios, 11 apenas completan la Preparatoria, y sólo 5 terminan universidad.

Además de padecer que México es el 3er lugar entre las naciones con mayor población juvenil que no estudia ni trabaja (ninis) los cuales suman poco más de 7 millones de individuos.

Carmen Pagés-Serra, Jefa de la Unidad de Mercados Laborales del BID, comentó que la productividad no se ciñe sólo tener empleos de alta tecnología o sectores modernos, sin a tener trabajadores capacitados que no cometan errores y hagan que los diversos rubros del trabajo avancen de buena manera y que a la vez al tener personal preparado son autodidactas y creativas en soluciones y modos de trabajo más eficaces.

Lo cual, recalcó es urgente aplicar y ejemplificó que en 1960, Corea del Sur comenzó con políticas de mayor enlace educativo y fomento a la productividad que hoy reditúan en que su economía a rebasado por mucho a México, quien se ha estancado y de adoptar este tipo de políticas se verán los resultados en varias décadas; sin olvidar que es muy importante el no sólo contar con un sistema educativo basado en la competencia sino que no puede olvidarse a los trabajadores actuales que requieren de estar actualizando en los nuevos requerimientos laborales.

De acuerdo a la funcionaria del BID el rezago actual de México se refleja en que sólo uno de cada tres trabajadores actuales ha recibido algún tipo de capacitación laboral y es necesario que se alinie la agenda de formación educativa y la del desarrollo social del país; se cuente con mayor involucramiento empresarial; se equipen los centros de formación para el trabajo del país y se reorienten los retos que enfrentan las pequeñas empresas para que puedan capacitar a su personal.

Lo cual, explicó requiere de cinco ejes centrales de trabajo: una estrategia nacional, cofinanciamiento, aseguramiento de calidad, sistema de formación y participación de todos los sectores. Ejemplo de estas prioridades es Inglaterra que apostó hace años a capacitar a los sectores pobres de su población y así fomentar las mismas oportunidades de desarrollo.

En el caso de México, dijo que se debe comenzar por preguntarse en dónde se está y a dónde se quiere llegar con base a plantear una estrategia nacional prioritaria en el trabajo y la productividad; que priorice los sectores clave de la economía, actualización, estímulos a las empresas y orientar programas de estandarización de la calidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 + dos =