En Ambiente

Ofrecen cultivos de algas amplios beneficios sociales y ambientales

Los cultivos de algas abren una amplia gama de alternativas de aplicaciones en beneficio del hombre y el medio ambiente, específicamente para afrontar el cambio climático, como fuente alimenticia, suplementos nutricionales, en la producción de energéticos, biodiesel y fertilizantes, cosméticos, además de biorremediación y tratamiento de aguas residuales, entre otros.

Ello fue declarado por la maestra en Biología de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Mónica Cristina Rodríguez Palacio, quien resaltó que la biodiversidad de estas plantas en el país es amplia.

Dijo que “las algas ofrecen posibilidades para combatir problemas de contaminación ambiental y proporcionar biomasa en la obtención de bioproductos de gran importancia económica, ecológica, energética y nutricional”.

Ejemplificó que en el ámbito ambiental se propone establecer cultivos de microalgas, las cuales son de 10 a 50 veces más eficientes para fijar el dióxido de carbono (CO2) que las plantas y se adaptan fácilmente a crecer en sistemas artificiales como fotobiorreactores.

algas

Ante el problema de la escasez de alimentos resulta una importante fuente alimenticia, incluso la spirulina, especie natural del Lago de Texcoco, en donde se acienta parte de la Ciudad de México, y que se cosechaba y consumía desde la cultura prehispánica de los aztecas, ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud como el alimento del futuro por su valor en proteínas, vitaminas, hierro y minerales.

La spirulina contiene de manera natural 65 por ciento de proteína de alta calidad, antioxidantes, vitaminas, minerales y clorofila. Su valor nutricional sobresale por tener tres veces más vitamina B6 que la papa; 13.4 más vitamina B1 que el hígado; tres veces más vitamina B12 que el huevo; 10.2 más vitamina B2 que los hongos; 3.5 más proteína que la carne de res y tres veces más que la carne de pollo; 8.4 más calcio que la leche, tres veces más proteína que el pescado y 34 veces más hierro que las verduras.

Destacó que “es un alimento prácticamente desconocido en la dieta alimenticia porque se perdió la costumbre de su consumo, pero en la UAM se cultiva para llevarla a comunidades donde hay escasez de recursos y pobreza alimentaria”.

Relató que en colaboración con la Universidad Iberoamericana se trabaja en zonas del estado de Puebla, ubicado a tres horas de la capital mexicana, y en otro proyecto interno de la UAM, en la zona del estado de Oaxaca –al sur del país-, donde existe desnutrición, “pues cuatro gramos al día de este alimento equivale a un bistec de carne”.

Para su introducción en las comunidades con carencia alimentaria se implementó un programa de degustación, incluyendo la spirulina en el consumo de los alimentos cotidianos para demostrar que no cambia el sabor de los patillos, y sí resulta muy nutritivo. Incluso en Xonotla, Puebla, se ha instalado un sistema de cultivo ante el interés de la población parar participar en su producción para su autoconsumo.

Sin embargo, lamentó que sean muy escasas las empresas nacionales que trabajan en el desarrollo de este producto, por lo que actualmente la mayoría de la spirulina que se consigue en tiendas naturistas es importada.

Es fundamental evaluar la inocuidad de estos organismos que serán usados como alimento a través de pruebas específicas que permitan revelar el grado de toxicidad o inocuidad de las microalgas.

Al señalar que las algas son microorganismos fotosintéticos muy interesantes localizados en casi todos los cuerpos de agua, la profesora adscrita al Laboratorio de Ficología Aplicada dijo que se cuenta con una colección de cultivos de algas de 400 sepas que se ha aislado de diversas partes del país.

Entre las especies de mayor interés de las cuales se desarrollan estudios nutricionales destacan: Arthrospira máxima, Arthrospira platensis, Chlorella vulgaris, Desmodesmus quadricauda y Haematococcus pluvialis.

Concluyó que las algas representan un recurso importante en el país con un alto potencial para un aprovechamiento sustentable y como sustituto de alimento comercial se usa para el cultivo de peces.

Además que los cultivos de microalgas han permitido ampliar el conocimiento de los procesos fisiológicos de las mismas e interpretarlos con miras a diferentes usos y aplicaciones, como es su potencial uso en la industria farmacéutica mediante antibióticos, aglutinantes u otras aplicaciones en clínica.

También debido a la demanda se trabaja en cultivos para suplementos alimentarios para consumo humano y animal: proteína, ácidos grasos y antioxidantes, entre otros, y se busca desarrollar combustibles por ser una fuente de energía renovable.

 

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.