Sustentabilidad

Es momento de hacer realidad el Acuerdo de París: WWF

El Acuerdo de París, aprobado en diciembre de 2015 en la capital francesa, se firmó el viernes, Día Mundial de la Tierra, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Como parte de este Acuerdo sobre clima, los líderes mundiales acordaron tomar medidas para mantener el calentamiento global por debajo de los 1,5°C con el fin de evitar los peores impactos del cambio climático.

En relación a esta firma, por parte de la organización ambientalista internacional WWF, Samantha Smith, líder de la iniciativa global de clima y energía de WWF, dijo que “aunque es bueno tener un acuerdo climático mundial, no hay tiempo que perder. Se necesita más, y con urgencia. El planeta acaba de sufrir los once meses más cálidos de la historia. Es necesario actuar de forma muy rápida si queremos tener alguna posibilidad de permanecer por debajo de los 1,5°C, el límite peligroso para la naturaleza y para las personas más vulnerables de todo el mundo”.

C

La firma del Acuerdo de esta semana es sólo el primer paso. Al menos 55 países, que cubren el 55 por ciento de las emisiones globales, necesitan ratificarlo a nivel nacional, para que pueda entrar en vigor.

WWF pide que los líderes mundiales establezcan en Nueva York el tono de lo que sucederá en Bonn cuando las delegaciones se reúnan el próximo mes para continuar donde se quedó la COP21 de París.

Por su parte, Josefina Braña Varela, Directora del Programa de Bosques y Clima en WWF, dijo que “es alentador ver el papel fundamental que juegan los bosques y la tierra en la lucha contra el cambio climático, reconocido a través de su inclusión en el Acuerdo de París. Los bosques y la tierra harán contribuciones clave para cerrar la brecha de gigatoneladas de emisiones, y para garantizar la estabilidad del régimen climático en el largo plazo”.

 

Según WWF, con el fin de proporcionar el impulso necesario para realizar el Acuerdo de París, las naciones deben comprometerse ahora a lo siguiente:

 

  • Poner en marcha más acciones de reducción de emisiones en el futuro inmediato (antes de 2020);

 

  • Demostrar que los ciclos de revisión de cinco años pueden contribuir a incrementar la ambición en el diálogo previsto para 2018;

 

  • Abordar la incertidumbre que surgió del Acuerdo de París sobre cómo se llevará a cabo la acción climática de manera justa y equitativa;

 

  • Ofrecer mucha más certeza sobre la financiación del clima, por lo que habrá suficientes recursos para la transición a una economía de cero emisiones de carbono, así como a reducir/compensar los impactos ya inevitables del cambio climático.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

diecinueve − 5 =