Opinión

Decepciona Paredes por la entrega del PRI al panismo

Los priístas están decepcionados de sus diputados por doblarse ante el PAN-gobierno en la elevación de impuestos que significará al pueblo un pago adicional de más de 100 mil millones de pesos durante el 2010.
Legisladores del tricolor que desde la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja se opusieron al aumento del IVA a 16% y el Impuesto Sobre la Renta a 30%, culpan a la presidenta de su partido, Beatriz Paredes, de compromisos oscuros con el régimen calderonista.
Al priísmo le enardece que la también diputada tlaxcalteca pretenda la candidatura presidencial del PRI y para ello busque apoyos ajenos, como pueden ser el de Los Pinos y del corrupto Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) regenteado desde hace 20 años por la “maestra” Elba Esther Gordillo.
Mucho más daño ha hecho a la educación y al país el magisterio corrupto que el SME, a pesar de los negros manejos de esta organización, perseguida por el gobierno federal. El encargo de acabar con el sindicalismo es el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, quien no ha podido con Napoleón Gómez Urrutia, líder minero.
En estos días corre la versión que Beatriz Paredes perdería de calle la elección presidencial si logra postularse por el PRI. Independientemente de eso, ella no tiene derecho de postrar al partido ante el régimen panista, en aras de sus ambiciones, porque no fue ella quien ganó las elecciones del pasado 5 de julio.
El PRI barrió a los panistas, pero fue un esfuerzo de mucha gente, en particular de gobernadores, senadores, diputados y dirigentes estatales. Sin embargo, ella se arroga ese triunfo, como si lo hubiese obtenido sola.
Los priístas manifiestan a cuantos compañeros les es posible que la elevación de los criminales impuestos no hubiera sido posible sin la orden dictatorial de Beatriz Paredes a los diputados, en particular al coordinador Francisco Rojas, quien se somete a dictados de la tlaxcalteca, sin chistar.
De nada sirve, afirman militantes del viejo partido, que se sigan ganando elecciones al PAN, si Paredes hace entregas políticas al gobierno de Felipe Calderón, impunemente.
El pasado fin de semana, el PRI propinó nueva paliza a los blanquiazules ahora en Coahuila, y les arrebató la capital del Estado, Torreón, y Ramos Arizpe -donde gobernaba el PAN- y otras 29 alcaldías, de un total de 38.
En Tabasco, el PRI conquistó al menos 10 de los 17 municipios, incluido el de la capital, Centro, y Macuspana, emblemático éste del “Peje” López Obrador, por haber nacido en ese lugar. ¿Y después de esto van a continuar las entregas de Paredes?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × 5 =