Sustentabilidad

¿Pueden ser los insectos comestibles un “Superalimento”?

Estamos bastante acostumbrados a oír hablar de esos alimentos que pueden mejorar nuestra dieta de forma rápida y conseguir verdaderos avances en nuestro bienestar; habitualmente se trata de productos que tenemos relativamente a nuestro alcance, pero que no solemos consumir de forma regular. Así, se ha hablado del jengibre, el boniato o batata, las nueces, la coliflor…. Pero hoy vamos a cambiar radicalmente el registro al hablar de otro tipo de manjar: los insectos.

Tal vez la idea de comer según qué insectos no resulte muy atractiva, pero debemos señalar que ya se consumen en algunas regiones de Asia, América del Sur y África.  Y, recientemente, han aparecido diversas informaciones respecto de sus propiedades que los convierten en una opción a tener en cuenta por diversos motivos.

En primer lugar, están sus valores nutritivos, en muchos casos son ricos en proteínas, como ocurre con las hormigas, las abejas o las larvas del escarabajo de la harina; pero no únicamente es un tema proteico: los grillos son muy ricos en potasio, las hormigas lo son en hierro y calcio, la ninfa de cucaracha lo es en vitamina B12, las termitas en zinc y los gusanos son un verdadero compendio de nutrientes (cobre, magnesio, aminoácidos, …).

Por otra parte, está su potencial para ayudar en la sostenibilidad del planeta. Los bóvidos o el cerdo, dos de los animales más consumidos, tienen un notable impacto en el planeta por sus emisiones (metano, amoniaco…), además de la ingente cantidad de la extensión de tierra que necesita para su cría, alimentación y crecimiento. Todo ello se vería enormemente reducido con su sustitución (parcial) por el uso de insectos para conseguir los mismos beneficios nutricionales. Además, los insectos son más resistentes a las condiciones climáticas adversas u otras amenazas que pueden reducir la oferta de carne animal.

También es una gran opción para países en desarrollo, donde la falta de alimentación implica una gran cantidad de muertes al año. Los insectos se desarrollan hasta un formato comestible en pocos días, mientras que el ganado tarda meses o años; apenas tienen desperdicio y necesitan menos alimento. Pueden encontrarse en muchas regiones y hay gran variedad de ellos en climas diversos. Por otra parte, son propicios para la economía circular y sus excrementos pueden representar un buen fertilizante para los cultivos.

Otro de los usos que puede tener este alimento pasa por la nutrición de los deportistas, aspecto muy en boga desde hace años, ya que tiene un papel fundamental en su desempeño y en los años de carrera que puedan tener por delante. Y aunque es posible que no todas las estrellas deportivas, acostumbradas a un nivel de lujo y muchos caprichos, vean con buenos ojos esta posibilidad, también es cierto que otros deportistas de élite tienen una formación específica en este campo que les puede hacer más receptivos a lo novedoso, siempre que pueda aportarles beneficios y cumpla con la normativa de seguridad alimentaria; nos referimos, por ejemplo, a Ramón Colillas, licenciado en Ciencias del Deporte y dedicado al fútbol antes de descubrir su pasión por el póker, o al delantero Robert Lewandowski, que cursó esa misma carrera en Alemania.

Su potencial abarca otros aspectos, como el de las dietas para personas con necesidades especiales o el de la gente que quiere adelgazar. De una forma u otra, es cierto que hará falta una gran inversión en pedagogía dada la imagen que tenemos de estos animales, que se relaciona con muchos conceptos, pero de forma poco frecuente con la alimentación. Sin embargo, debemos hacer una reflexión sobre lo que tenemos asumido de ciertos alimentos y abrir la mente a otras ideas nuevas que pueden representar un sensible beneficio, tanto para nosotros como para el planeta.

Algunos ya lo consideran una delicatesen y, otros tantos, cambian su aversión inicial tras una primera prueba. Tal vez no sea la primera elección que haríamos al elegir algo para comer, pero si nos dejamos asesorar por expertos en la materia, darle una oportunidad puede ser una gran opción que va a ir más allá de tan solo un primer contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diecinueve =