Opinión

ATISBOS

No se ha empobrecido al pueblo

Rafael Cienfuegos Calderón

El 1 de diciembre el gobierno del cambio cumple tres años y hoy hay más pobres de los que había en 2018, lo que implica el fracaso de la política social de reparto de dinero a la gente más necesitada y el incumplimiento de una de las principales promesas del Presidente que aspira transformar al país. ¿Por qué? Porque las acciones se han fincado en la asistencia sin promover proyectos productivos que generen empleos con salarios acordes al costo de la vida; en 2020 se sumaron 3 millones 800 mil nuevos pobres a los que había en 2018 al pasar de 51 millones 900 mil a 55 millones 700 mil, y en pobreza extrema fueron 2 millones 100 mil más para llegar a 10 millones 800 mil, cuando en 2018 había 8 millones 700 mil, -cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) a agosto-. Cierto es que la inercia al alza de la pobreza data de décadas y que no ha cambiado desde que el Coneval dio a conocer en 2009 el primer reporte, empero los pobres de 2019, 2020 y los de este año, son del gobierno actual. Se puede decir que es consecuencia de la pandemia del Covid-19 que afectó a la gente en lo económico y laboral –lo que es cierto-, y que el dinero para apoyar a los más necesitados se ha incrementado notablemente y hay más beneficiarios, pero eso ayuda, no resuelven el problema. Por ejemplo, en ingreso por trabajo remunerado la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), arrojó que al segundo trimestre del año, de 37 millones 816 mil 267 trabajadores, 8 millones 559 mil reciben un salario, 3 mil 690 pesos al mes; 16 millones 44 mil tienen dos salarios, unos 7 mil 380 pesos; y 5 millones 495 mil ganan hasta 3 salarios, 11 mil pesos; los que obtienen más de cinco salarios, arriba de 18 mil pesos, son solo 813 mil 326 trabajadores remunerados. El costo de la canasta básica alimentaria de productos indispensables para un hogar, creció 0.4% mensual en julio y en los primeros siete meses el acumulado fue 4.8%. Según Excélsior, que revisa en el mercado los precios del mes, para adquirir el 30 de junio la canasta básica se necesitaron mil 809.5 pesos. En mayo, Mar Estrada Jiménez, coordinadora de la Licenciatura en Economía y Finanzas de la IBERO Puebla, expuso que en México,  el salario mínimo está por debajo de la línea de pobreza y que quien lo percibe es, por definición, pobre. Imaginen, si no se hubiese dado el cambio en 2018, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad estarían ya en bancarrota, y el país sería un caos. Si no hubiese cambiado esa política de saqueo, el país estaría hundido, no hubiesen podido enfrentar la pandemia como lo hicimos, hubiese costado muchísimo más vidas, estaría el país destrozado. Ahora no, tenemos estabilidad económica, financiera, no se endeudó al país y no se ha empobrecido al pueblo a pesar de la crisis económica (el Presidente en la conferencia de ayer).

 

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 8 =