Opinión

ATISBOS

Incapacitada la seguridad pública del país

Rafael Cienfuegos Calderón

La Guardia Nacional no está preparada para realizar tareas de seguridad pública ni para garantizar la paz y tranquilidad que demanda la población. No lo está para inhibir los robos a transeúntes, casas-habitación y automóviles, ni para perseguir, detener y llevar ante el Ministerio Público a los responsables de los 75 asesinatos que en promedio diario ocurrieron en junio y que el día 21 fueron dos mil 251 (Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana), ni a los agresores y violadores de mujeres. De sus 99 mil 946 elementos, nueve mil 718 de nuevo ingreso reciben capacitación en tanto que de 2019 a la fecha 18 mil 896 han sido preparados en temas de desarrollo humano, ciencias policiales, mando y liderazgo, normatividad gubernamental, perspectiva de género y el feminicidio, a través de cursos en línea y presenciales,  informó en la mañanera del 21 de mayo ante el Presidente, el comandante de la Guardia Nacional, general Luis Rodríguez Bucio. Y aun con esta información el Presidente afirmó que “actualmente suman 100 mil elementos capacitados”. El 30 de junio al celebrar dos años de la creación de ese cuerpo policial apuntó que todos han sido formados, capacitados, disciplinados, llevados de la mano por las secretarías de Marina (Sedemar) y de la Defensa Nacional (Sedena). Antes, en enero de 2021, en Michoacán, mencionó  “tenemos que continuar acreditando que se trata de una institución para servir al pueblo, que pone orden y, al mismo tiempo, respeta los derechos humanos”. Pero además de que el mayor número de sus elementos carece de la capacitación necesaria para realizar trabajo policial de seguridad pública,  la Guardia Nacional no ha cumplido (salvo en el discurso presidencial) el objetivo de combatir la delincuencia y pacificar al país, quizá porque el Presidente ha ordenado que responda con abrazos, no con balazos, las agresiones de los grupos del crimen organizado y delincuenciales. Aun así, la Guardia Nacional no solo se mantendrá en las calles hasta 2024 con tareas de seguridad pública militarizada, sino que el Presidente la quiere incorporar a la Secretaría de la Defensa Nacional a través de una reforma constitucional que presentará al Congreso de la Unión en 2023. Alejandro Hope, especialista en Seguridad, expuso en un foro de la Fundación Federalismo y Libertad, que desde octubre de 2020 la Sedena asumió el control operativo de la Guardia Nacional, según consta en documento firmado por el secretario Luis Cresencio Sandoval, y llamó la atención en cuanto a que la Constitución establece que las fuerzas armadas no tienen más funciones que las que sean de la disciplina militar en tiempos de paz, pero que se les usa para la seguridad pública, a pesar de que en octubre de 2020 un juez de distrito consideró que el acuerdo del gobierno por el que se faculta a las Fuerzas Armadas para realizar tareas de seguridad pública es inconstitucional.

 

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 3 =