Comunitarias

Hace 55 años, Ford dejó de preocuparse por la educación en México

Hace más de medio siglo, 55 años para ser exactos, la empresa del óvalo azul, Ford de México, dejó de preocuparse por la educación en México, para ocuparse y poner manos a la obra.

Fue así como en el año de 1966, México atestiguó el nacimiento del Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores, una asociación civil sin fines de lucro establecida con el objetivo de contribuir con el desarrollo social y cultural de las comunidades, acercando el aprendizaje a niños localizados en zonas vulnerables y haciendo frente a un problema que más que preocupación, requería acciones: la educación en México.

Para Henry Ford, “el éxito consistía en hacer más por el mundo, que lo que el mundo hace por ti”, pensamiento que el Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores ha confirmado como un compromiso hacia una meta muy clara: contribuir en el progreso de la sociedad mexicana, apostando por la educación como el motor que mueve a un país.

León, Guanajuato, fue el estado que presenció el inicio de esta historia de impacto, hechos y responsabilidad social con la construcción de la Escuela Ford No.1, obra que daría inicio al programa “Educación en Movimiento”, el cual, hasta el día de hoy, ha resultado en la edificación y donación de 212 escuelas públicas primarias, a las cuales asisten más de 80 mil niños y niñas diariamente.

La construcción de esta primera escuela, seguido por los frutos del camino recorrido antes mencionados, son solo la punta del iceberg de las acciones realizadas durante estos 55 años desde la trinchera del programa “Educación en Movimiento”, por lo que hay 3 palabras que necesitamos destacar para poder continuar con esta historia: unidad, apoyo y evolución.

El Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores se ha convertido en la única entidad privada en el país, que, a través del programa “Educación en movimiento,” ha materializado su compromiso con la niñez mexicana a nivel socioemocional y cultural; no solo a través de la construcción de aulas educativas, sino brindando apoyo de manera continua a alumnos, padres y docentes. Más allá de los edificios que llevan el nombre de “Escuela Ford”, el Comité ha mantenido la responsabilidad de ir de la mano de los niños y niñas que asisten a sus escuelas públicas primarias, convirtiendo sus sueños en realidad.

El programa “Educación en Movimiento” demuestra que su labor está por encima de un edificio, caminando cercanos a sus alumnos y docentes hacia una mejor calidad de vida y un mejor futuro, a través de iniciativas complementarias como:

  • “Ford Impulsando Sueños” que, en alianza con Ford Motor Company Fund, permite la donación de becas a estudiantes sobresalientes de escuelas Ford que iniciarán la educación secundaria becándolos durante esos 3 años motivándolos así a no abandonar sus sueños.
  • “Ver Bien para Aprender Mejor”, mediante el cual se han entregado hasta el momento más de 13,000 lentes permitiendo a los niños aprovechar de mejor manera sus clases.
  • “Educación continua”, programas de educación para padres y maestros para ser aplicados en aulas, así como en casa, que permita a los niños un crecimiento sano en ambos ambientes.
  • “Programa de Valores” los valores que un niño que estudia en una escuela Ford, son enseñados a través de programas de deportes, torneos, juegos, etc. con el fin de que sea una parte esencial de cada uno.
  • “Programa tecnológico”, iniciativa que ha donado más de 1,000 laptops a estudiantes de las escuelas Ford y que, con su programa “Alfabetización Digital” capacitó a niños y maestros para asegurar el correcto uso y aprovechamiento de las herramientas digitales, tales como, One Code que desarrolla habilidades para generación de código de programación a través de personajes animados.

Lo anterior son solo algunas de las acciones que posicionan al Comité siempre un paso adelante y listo para lo que el futuro les tenga preparado. Por ejemplo, ante la situación actual del mundo, el programa “Educación en Movimiento” se encuentra anticipándose y preparando de kits de higiene con gel antibacterial, cubrebocas, entre otros materiales desinfectantes, para asegurar un regreso seguro a sus escuelas una vez que el gobierno y la Secretaria de Educación Pública lo instruyan.

Es así como recorremos de manera breve estos 55 años de historia, hechos y educación. Pronto compartiremos más detalles y acciones que el Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores a través de su programa “Educación en Movimiento”, han dado, compartiendo el orgullo de años de dedicación y compromiso, demostrando que Ford construye más que autos: construye sueños, talentos y metas, pero, sobre todo, demuestra que Ford SE OCUPA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =