Vida Sana

Mexicanos desarrollan nanoacarreadores para heridas crónicas

La piel es el órgano más grande del organismo y constituye una importante barrera hacia el medio externo. Entre sus funciones está el regular la temperatura e impedir la entrada de microorganismos y agentes exógenos al cuerpo. No obstante, existen una gran diversidad de factores que pueden afectar su buen funcionamiento.

Puede deteriorarse debido a enfermedades, entre ellas la diabetes, que de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), es una de las primeras causas de muerte en México.

Interesada en encontrar procedimientos que ayuden al tratamiento de afecciones propias de la piel y a la recuperación de lesiones crónicas relacionadas con dichas enfermedades, la doctora Flora Adriana Ganem Rondero, académica de la Facultad de Estudios Superiores (FES) de Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), trabajo en la preparación, caracterización y evaluación de nanoacarreadores y compositos, con el objetivo de contar con nuevas tecnologías que funjan como recubrimiento, brindando protección al área, y promuevan el saneamiento y la regeneración del tejido.

La línea de trabajo más actual de la doctora Ganem Rondero se centra en el tratamiento de afecciones de la piel, para lo cual desarrolla diferentes tipos de acarreadores, como partículas o vesículas de tamaño nanométrico que funcionan como medio de transporte de moléculas con distintos efectos terapéuticos.

????????????????????????????????????

“En el caso de la piel, se tienen dos objetivos: uno, que funjan como acarreadores de fármacos, ya sea para ejercer un efecto local o un efecto sistémico en el organismo, y dos, ocuparlos para la regeneración de heridas o piel dañada”, comentó.

A la fecha, el grupo de trabajo de la Facultad ha desarrollado sistemas a base de liposomas elásticos (atractivos por su similitud estructural con las membranas biológicas, y por su capacidad de deformarse y penetrar por espacios intercelulares), nanopartículas de distinta naturaleza (metálicas, lipídicas y poliméricas) y microemulsiones.

Algunos de estos sistemas han sido incorporados en plataformas poliméricas conformando lo que se conoce como nanocompositos, sistemas que además se han combinado con otras técnicas como promotores de tipo físico (sonoforesis, iontoforesis, microagujas). Para algunos, se busca su aplicación en terapia fotodinámica.

La investigadora destacó que algunos de estos desarrollos se aplican en forma de película, en tanto que otros son capaces de formar una barrera protectora in situ, lo que facilita la aplicación y retención en la piel de los nanoacarreadores, promoviendo el contacto estrecho con el sitio.

De esta manera, previa instrucción de un médico especialista, se pretende que los pacientes puedan aplicar por sí mismos estos productos en el sitio afectado. No se descarta la posibilidad de que dicho tratamiento constituya una nueva alternativa, aunque en algunos casos puede ser coadyuvante para sanear o regenerar la piel, siendo un complemento al tratamiento principal prescrito por el médico.

Los resultados obtenidos han permitido el desarrollo de los sistemas antes mencionados, su caracterización y evaluación en tejidos o líneas celulares a  través de pruebas in vitro (con microscopía confocal, entre otras), o in vivo en ratones a parir del apoyo del maestro Crisóforo Mercado del Bioterio de Campo Cuatro.

Pese a la gran diversidad de tratamientos que actualmente se encuentran en el mercado, las propuestas desarrolladas por el equipo de la Facultad a cargo de la doctora Ganem buscan ofrecer mejores resultados con menos efectos colaterales y mayor comodidad para el paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 14 =