Sustentabilidad

Sólo los pescadores podrán proteger las ANPs marinas

Carlos Fuentevilla Finny, Oficial de Pesca de la FAO a nivel global, indicó en entrevista con este reportero que debe realizarse un trabajo amplió para tanto conservar las reservas naturales marinas y se permita la pesca sustentable sin afectar los empleos de los pescadores a pequeña escala.

Declaró que “si se puede lograr. Lo importante es que los pescadores participen activa y efectivamente en el proceso de desarrollo de las reservas naturales y que se tomen medidas de mitigación en los sitios en donde se permita atrapar peces. Sin embargo, son los mismos pescadores, quienes harán la diferencia entre una reserva exitosa y una reserva de papel –que ni protege el ecosistema, daña el empleo y alimentación de las personas-”.

Explicó que la pesca sostenible surge de un trabajo participativo entre todos los actores del sector, ya que se debe de mejorar la captura de datos para entender el estado de las poblaciones de peces y, de ahí aplicar un enfoque ecosistémico en su captura. “Tenemos que encontrar un balance entre la sostenibilidad biológica, el desarrollo social y económico. Cuando logramos impulsar estos tres elementos, tenemos una pesquería sostenible”.

Habló que en la FAO se trabaja con todas las naciones de América Latina (región que aporta el 44% de la pesca global), para aplicar las directrices que impulsan la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala en el contexto de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza. Se labora en áreas como es la capacitación organizacional, desarrollo de procesos participativos y cogestión, la investigación compartida, y la aplicación del enfoque ecosistémico marino.

Cabe mencionar que el organismo Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) informó que sólo uno de cada 5 kilogramos de pesca es sustentable en el mundo. En el caso de México por cada 10 kg de pesca legal existen otros 6 kg ilegales. Este organismo añade que el 33% de la pesca mundial es insostenible y el sector pesquero a nivel internacional tiene un valor de 362 mil millones de dólares.

El especialista lamentó que la contaminación de plásticos, aguas negras, químicos, desechos urbanos, ponen en grave peligro la sostenibilidad de la biodiversidad marina.

Mencionó que todos los países deben de cumplir con las obligaciones internacionales establecidas en acuerdos vinculantes sobre pesca y preservación marina. “Sin embargo, el tema de sanciones internacionales por violación a estos acuerdos sigue siendo un tema sensible a nivel global y no hay claridad en el tema”; por ende, cada nación tiene que aplicar penalidades a quienes exploten de forma irracional sus propias aguas.

Detalló que todas las pesquerías pueden ser gestionadas de forma sostenible. En la actualidad, el 66% de las pesquerías evaluadas por la FAO están siendo aprovechadas en un nivel biológicamente sostenible. Añadió que en Latinoamérica la pesca sustentable poco a poco va creciendo y ya se pueden contabilizar algunas pesquerías certificadas.

El investigador en Ciencias Marinas de la Universidad de Miami, ejemplificó que México es el 16vo productor de pescado mundial y “el principal reto de la pesca es continuar trabajando para la sostenibilidad al mismo tiempo que el consumo de pescado por persona crezca para consumo de más proteínas en personas vulnerables.  Es muy importante que los consumidores mexicanos exijan productos marinos sostenibles”.

En México, se estima que son 238 mil personas dedicadas a la pesca y se tienen contabilizadas 3,138 cooperativas pesqueras en 29 estados, informó la FAO.

Por su parte, José Luis Carrillo, presidente de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras, dijo a este reportero que algunas políticas públicas mexicanas en el sector han fracasado provocando que la gente actúe ilegalmente como sucede con especies como es la totoaba o el pepino de mar.

Indicó que las áreas protegidas marinas no tienen un enfoque claro al 100%, debido a que no por sólo decretar “no tocar”, significa que las especies se recuperarán al 100%, ejemplo de ello es la extinción de la vaquita marina. Pero el hacer estos decretos sin consensar es lo criticable. “Estas áreas deben tener un plan de manejo y abrir el diálogo de su aprovechamiento sustentable, aspectos que no ha sido posible por la cerrazón de la Secretaría de Medio Ambiente federal (Semarnat)”.

Puntualizó que la pesca ilegal pone en riesgo a especies marinas que están en la NOM 059, y si bien, “el 80% de los pesqueros ya hacemos las cosas bien, desde empresarios a cooperativas, tenemos la visión de aprovechar racionalmente los mares y junto con la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), buscamos una mejor propuesta en el rubro de sustentabilidad marina y pesquera”.

Se estima que en el mundo 59.6 millones de personas trabajan en la pesca en su sector primario y 19.4 millones en las empresas de acuacultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =