Opinión

Una realidad el rotundo fracaso de SEMARNAT en proteger a la vaquita marina

 

En las últimas estimaciones sobre la sobrevivencia de la vaquita marina, se detalla que este mamífero marino tiene las horas contadas antes de declararse oficialmente extinta; ya que sólo habría menos de 60 ejemplares y al ritmo actual se declararía extinta en 2017.

Fracaso en su preservación que corre a cargo de México y su ente encargado de política ambiental, la Secretaría de Medio Ambiente federal (SEMARNAT); desde 2014 se informaba que quedaban casi 100 ejemplares de la vaquita marina, en la parte más al norte del Alto Golfo de California, cifra que año con año sigue en un declive irreversible.

Un año después la cifra se redujo 40%, de acuerdo a cifras divulgadas hace días por el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (Cirva), un organismo creado en 1996 para promover su conservación y que denota que SEMARNAT ha fracasado rotundamente en este proyecto de salvaguarda de biodiversidad, pese a las inversiones mexicanas y del extranjero que maneja para preservar esta especie.

De acuerdo a una entrevista concedida a la cadena inglesa BBC Mundo, Omar Vidal, director general del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), “el próximo año es un año muy crítico donde podría extinguirse” y es muy urgente que se cambie el actuar de SEMARNAT y sus proyectos para evitar esta extinción, pues desde 1997 a la fecha la vaquita ha visto disminuir su población en un 92%.

La vaquita, que suele medir algo más de metro y medio y tiene unos característicos círculos negros alrededor de los ojos y la boca, especie que sufre de problemas con pesca incidental ya que queda atrapada en redes agalleras o de enmalle donde muere ahogada al no poder salir a la superficie a respirar.

Cabe mencionar que cuatro especies de mamíferos marinos se han extinguido en los últimos siglos: la vaca marina de Steller, en 1768; la foca monje del Caribe, en 1952; el lobo marino de Japón, en 1970; y el delfín chino de río, en 2006.

Ello pese a que en abril del año pasado el presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció el plan más ambicioso lanzado para la conservación de la vaquita.

vaquita marina

Incluye la prohibición de usar redes agalleras durante dos años, la compensación por 70 millones de dólares a las comunidades pesqueras afectadas, el uso de redes en la zona que no acaben con la vida de estas marsopas y el aumento del área de protección de 126.000 a 1.300.000 hectáreas.

Sin embargo, por desacuerdos con las autoridades pesqueras todavía no se ha implementado la utilización de estas redes que permitirían a los pescadores continuar su labor sin afectar a las vaquitas.

Al anunciar los resultados del último estudio a un año de que se implementó la Estrategia Integral para la Recuperación de la Vaquita Marina, el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, hizo hincapié en la necesidad de fortalecer las medidas de protección y no bajar la guardia en ningún momento, más sin embargo su discurso se queda sin aplicación en la realidad ante las cifras de baja poblacional que detallan la extinción de la vaquita marina.

También existe la posibilidad de que las autoridades de Estados Unidos sancionen de manera comercial a México si la vaquita marina llega a extinguirse, alertó Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica.

De acuerdo con Olivera, las sanciones podrían ser la suspensión de las importaciones comerciales de los productos pesqueros que se encuentran en la región, por ejemplo, de camarones, pescados y mariscos que se exportan hacia Estados Unidos.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.