Opinión

Plataformas electorales no comprometen a partidos ni candidatos

Rafael Cienfuegos Calderón

 Del análisis de las plataformas político-electorales que sustentan las candidaturas de los aspirantes a la Presidencia de la República hecho por especialistas en el tema, se desprende que éstas carecen de planteamientos concretos y específicos en torno a cómo fortalecer nuestra mermada institucionalidad política, las relaciones entre poderes y el desempeño de éstos.

La coordinadora del Seminario Universitario de Transparencia, Jacqueline Peschard, apuntó que las plataformas políticas han sido más que nada un requisito para registrar candidaturas y no un documento central de compromisos de partidos y de candidatos con los ciudadanos. Estos documentos deberían ser el sustento básico del debate político, pero si no ha sido así, es porque en buena medida no ha habido exigencia social con respecto a lo que plantean.

Diego Valadés, del Instituto de Investigaciones Jurídicas, planteo que en el rubro de rendición de cuentas hay un equívoco generalizado en todas las plataformas y programas, porque se asimila sólo un proceso de información, hay una rendición de cuentas sin consecuencia, y esto, precisó, se puede ver en el caso de la cuenta pública.

El Estado de derecho plantea igualdad ante la ley; sin embargo, un tema relacionado que no se aborda en las plataformas electorales, es el caso de la interrupción voluntaria del embarazo a las 12 semanas, que sólo está permitida en una entidad, mientras que en otras 13 es objeto de castigo con una sanción privativa de la libertad de tres a cinco años, y en 18 más se penaliza hasta por 30 años. “La desigualdad es ostensible, las mexicanas están sujetas a diferentes regímenes, eso es falta de Estado de derecho”, remarcó.

Por su parte, José Woldenberg, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, se dijo convencido de que si en el centro del debate público estuvieran las plataformas y no los dimes y diretes, y las descalificaciones mutuas, quizá a lo largo del proceso electoral México podría descubrir cuáles son sus retos, rezagos y, eventualmente, las recetas para superarlos.

Nuestro país, acotó, construyó una germinal democracia, vivimos en un régimen presidencial y una fragmentación política cada vez mayor —las coaliciones son una expresión de ello—, un ambiente en el que las identidades políticas e ideologías parecen ser sustituidas por un pragmatismo y personalismo exacerbados, todo en medio del desencanto, cuyo nutriente fundamental se encuentra en la corrupción, la violencia y la inseguridad, en el déficit de crecimiento económico y en las profundas desigualdades sociales.

Olga Sánchez Cordero, de la coalición “Juntos haremos historia” (Morena, PT y Encuentro Social), sostuvo que el Estado de derecho debe garantizar la paz, el orden, la libertad, la democracia y la gobernabilidad. Sin esos elementos no hay viabilidad política ni social. De ahí la importancia de lograr una gobernabilidad democrática en la que el respeto a los derechos humanos, la división de poderes y su equilibrio, y el combate al crimen, sea una realidad.

Por la coalición “Todos por México” (PRI, PVEM y Nueva Alianza) Francisco Guerrero  señaló que no podrá alcanzarse el desarrollo del país si no se respeta el Estado de derecho. “Estamos de acuerdo en apuntalar a las instituciones de procuración de justicia y de seguridad pública, y de que en el sistema nacional anticorrupción hacen falta muchos engranajes”.

Así mismo, Jesús Ortega, representante de la coalición “Por México al frente” PAN, PRD y Movimiento Ciudadano), sostuvo que la corrupción es un asunto que ofende y ocasiona grandes daños a los mexicanos. Sin embargo, el gran tema a destacar es el del ejercicio del poder político, porque a fin de cuentas la corrupción es consecuencia de un ejercicio antidemocrático y autoritario del poder político.

En tanto, Demian Sánchez, representante de la candidata independiente Margarita Zavala, resaltó la necesidad de acercar el sistema de justicia a la ciudadanía, concientizarla sobre sus derechos y fortalecer el sistema de justicia. “Estamos a favor de la certidumbre jurídica, por lo que es necesario evaluar las acciones de los candidatos”.

Lo anterior aconteció en el último día de los foros “México 2018: los desafíos de la nación. Las plataformas electorales discutidas por los universitarios”, organizados por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional Electoral (INE), en el que se abordaron los temas Estado de derecho, democracia y rendición de cuentas, que fueron moderados por Mónica González Contró, abogada general de la máxima casa de estudios.

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *