Opinión

LO COTIDIANO CON CLASE

PEPE CAMARA

Aunque parezca una situación derivada de una mente retorcida de la ciencia ficción, lo que a continuación leerá está lejos de esta realidad. El asunto es que en México, seis de cada 10 menores de uno a 14 años de edad, han experimentado algún daño psicológico o físico.

En ello se encuentran inmiscuidos de manera directa, integrantes de su propia familia, por lo que, a consideración de la diputada de Acción Nacional, Martha Elisa González Estrada, es una problemática que requiere atención urgente por parte del gobierno y de la sociedad.

Derivado de lo expuesto, la legisladora panista propone reformar los artículos 4,83 y 86 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, para prevenir y erradicar la violencia contra la infancia, estableciendo como agresión, ”toda forma de perjuicio, abuso físico o mental, descuido o trato negligente y malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual”.

Plantea que los menores tengan acceso gratuito a asistencia jurídica, psicológica o cualquier otra necesaria, acorde con las características del caso, a fin de salvaguardar sus derechos.

Además, emitir medidas de protección urgentes o cautelares que eviten posibles daños a su integridad personal.

González Estrada resaltó que en 2014, alrededor de 23 mil adolescentes de entre 12 y 17 años, sufrieron algún tipo de agresión sexual, incluyendo acoso, tocamientos y actos sexuales no consentidos, y entre 2011 y 2015, fueron asesinados cada día, en promedio, tres menores de entre 0 y 17 años.

Indicó que las agresiones en México, son factor determinante de la deserción escolar e incluso una causa importante de muertes infantiles. “Miles de niños, niñas y adolescentes del país, crecen en un contexto de violencia cotidiana que deja secuelas profundas e incluso termina cada año con la vida de centenares de ellos”

Con el documento, enviado a la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, se busca establecer que autoridades de los tres órdenes de gobierno, sustancien procedimientos de carácter jurisdiccional o administrativo, ajustándose al tiempo de participación máximo para la intervención de niñas, niños o adolescentes durante los procedimientos conforme a principios de autonomía progresiva y celeridad procesal.

También tendrán que realizar de forma oficiosa y asequible, pruebas psicológicas y de entorno social, que garanticen la prevención y protección adecuada de niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia.

 

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 4 =