Opinión

Legislar es confundir

El Poder Legislativo es la representación popular. Es el pueblo. Porque un legislador es por la voluntad popular. Es el resultado de los votos ciudadanos. Directa e indirectamente. Hay legisladores, diputados y senadores, por mayoría de votos directamente. Y los hay de representación popular. Estos últimos no tienen identidad personal en las urnas de votos ciudadanos. Pero son resultado de una cantidad de votos para cada partido. Conclusión: Directamente e indirectamente es la voluntad popular.

El Poder Legislativo representa al pueblo. Es el contrapeso constitucional del Poder ejecutivo. En un sistema presidencialista, el valor legislativo es muy trascendente. La democracia se da con la existencia de partidos políticos. Pueden ser afines políticamente o diferentes ideológicamente. Es la pluralidad y es la oportunidad de escoger electoralmente.

En el Poder Legislativo se dialoga y se debate. En ellos, los diputados y senadores, son depositarios de La Carta Magna. Solo ellos la pueden modificar. El Presidente de la República tiene facultades, reconocidas y amplias, para solicitar uno o varios cambios. Pero, sólo los integrantes del Congreso de la Unión, diputados y senadores, tiene el don del pueblo de votar y aprobar el cambio. La imagen y la realidad muestran un legislativo voluble, mentiroso, manipulador de la verdad. Gustan del escándalo para ocupar espacios en los medios de comunicación. La discusión de leyes secundarias, de Telecomunicaciones, son una muestra. Muy lamentable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

dos × dos =