Opinión

El PRI, con Coldwell, replica a FCH

Para los que festinaron la caída de Humberto Moreira se equivocaron. El sucesor, Pedro Joaquín Coldwell, no es una perita en dulce. Es un político de peso completo. Y tomó la bandera del PRI con fuerza e inteligencia. Menos saleroso que Moreira; más visionario y contundente. Abrió la conferencia de prensa a la 8.30 de la mañana. Y desde temprano responde, aclara o denuncia. En especial al PAN y con atención al Presidente Felipe Calderón.

Gustavo Madero

Pedro Joaquín Coldwell

Tras la campaña contra el priísmo denunciando periodísticamente a tres ex gobernadores: Manuel Cavazos , Tomás Yaringtón, Eugenio Hernández, sin acción legal; Codwell tomó el informe de la Auditoría de la Federación y acusó, con cifras, al gobierno de corrupción. Luego denunció a María Luisa Calderón, Cocoa, de delitos electorales y pidió se investigue a los ex gobernadores, Ernesto Ruffo y Eugenio Elourdyy, panistas. Pedro Joaquín sabe.

 

Sorprendió el Presidente Calderón, el jueves en la reunión con “consejeros de Banamex”, con 700 personas, habló de economía y de democracia. Se apoyó en un formato Power Point. Y entre láminas que presentó, aparecieron los números de una encuesta y dijo: “Recientemente mandamos a hacer una (encuesta), el 19 de febrero, donde ya la diferencia es de tan sólo 4 puntos, y para el final de de la elección se cerrará a 2.5. Así que hagan sus apuestas. Esto se va a poner bueno”, (fuente periódico Reforma). Ese acercamiento de Josefina Vázquez Mota a solo 4 puntos de Enrique Peña Nieto, es una cifra extraña; pero explicable. La encuesta la mandó hacer el PAN y la pagó. Gustavo Madero la presentó días antes y ni polvo levantó. Lo hizo Calderón, como Presidente de México; armó el revuelo. El PRI, con Codwell, protestó. Y el candidato Peña, en la Cámara de Diputados hubo camorra. Menospreció encuestadoras reconocidas como Mitovzky, Ulises Beltrán, Parametría y otras, que mantienen entre 18 a 20 puntos arriba de Josefina por parte de Enrique. Y el estruendo lo acalló el mismo mandatario, en su discurso del Día de la Bandera, rectificó y dio su palabra de que será respetuoso de los resultados electorales. El PRD, Jesús Zambrano, dijo que no se entrometa y AMLO expresó no creer en las encuestas.

En la lucha electoral todos se atacan. Y al gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, le va mal; pero más mal le va a la sociedad. Violencia y muerte abunda en las calles de ciudades de Nuevo León. Es incapaz de armar un buen equipo policiaco. Culpa hay del Gobierno Federal, como lo de Apodaca. Y culpa tiene el gobierno estatal. Eso pasa con el gobierno de Tamaulipas, simplemente Edigio Torre no da el nivel de gobierno que necesita el pueblo.

Acerca de José Emiliano M.

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.