Opinión

ATISBOS: No a guerra anticrimen

Rafael Cienfuegos Calderón

¿TRAMPA? – El contundente mensaje del gobierno del cambio de “no vamos a caer en la trampa de declarar la guerra (al crimen organizado) como lo hicieron en otros tiempos, que fue lo que nos llevó a esta situación de inseguridad y violencia”, conlleva un alto riesgo. Para los líderes, segundones e integrantes de los grupos criminales podría ser una invitación a seguir delinquiendo bajo un manto de impunidad. El gobierno seguirá con la nueva estrategia de atacar las causas de la violencia combatiendo la pobreza, creando empleos y atendiendo a los jóvenes para que haya paz y seguridad. En tanto, que sigan los asesinatos y apareciendo cuerpos mutilados, la guerra entre carteles por la disputa de territorios, los enfrentamientos con armas de alto poder en la vía pública, los secuestros, el cobro de protección y el derecho de piso, la trata de personas, la captación de niños y jóvenes como halcones y vendedores de drogas, las amenazas para que los campesinos cultiven estupefacientes o el buen pago para que lo hagan, los sobornos a presidentes municipales, policías y políticos locales para que los protejan, el financiamiento del narco a campañas políticas, y las agresiones contra soldados, marinos y policías federales de la Guardia Nacional. Hallazgos como el de los cuerpos abandonados en Uruapan “son un desafío” para las autoridades, pero, “no vamos a caer en la trampa de declarar la guerra”. Para el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, lo de Uruapan es resultado de  la disputa histórica entre grupos del crimen organizado, fundamentalmente el Cártel Jalisco Nueva Generación y la organización criminal de Los Viagra. Los miembros de las organizaciones criminales saben que pueden operar libremente en cada uno de los más de dos mil 400 municipios del país, ya que la Guardia Nacional se entretiene revisando mochilas y bultos en el Metro y transporte público de Ciudad de México, realizando patrullajes, persiguiendo indocumentados, deteniendo a delincuentes comunes, respondiendo a bote pronto a cualquier suceso de violencia, y que como aún está en pañales, poco puede hacer para obstruir sus ilegales operaciones. Posiblemente, si por algún medio fuera posible hacerles llegar ejemplares de la Cartilla Moral y la Constitución Moral, sus postulados logren tener algún efecto de  reflexión y arrepentimiento en los integrantes de los carteles, y, así, sean buenos y cesen los actos de violencia que provocan miedo e inseguridad en la población. ¿No?

REFUERZO.- Antes habían 10 mil elementos de la Policía Federal, hoy la Guardia Nacional está constituida por 56 mil 191 elementos diseminados en 150 coordinaciones regionales, y en breve se espera reforzar la seguridad en los 32 estados del país con 150 mil. El centro y sureste del territorio nacional concentran el mayor número de elementos, de los que 35 mil 232 pertenecen a la Policía Militar, 5 mil 584 a la Policía Naval, y 13 mil 461 son miembros de la Secretaría de Marina que están permanentemente desplegados.

EJEMPLO.- El caso Rosario Robles, del que se acusa violación al debido proceso porque se desechó el principio de presunción de inocencia y el juez actuó como Ministerio Público, es ejemplo de lo que puede acontecer a cualquier exfuncionario del gobierno peñista que tras ser señalado como responsable de corrupción decidiera enfrentar la justicia. La exsecretaria atendió el citatorio para responder por presunto ejercicio indebido del servicio público y hoy está recluida. ¿Será que darse a la fuga es lo mejor ante la desconfianza en la impartición de justicia?

ENHORABUENA.- Merecido el homenaje del que será objeto la doctora Patricia Velasco de León en la inauguración del Coloquio “40 años de Paleontología en la Facultad de Estudios Superiores “Zaragoza” de la UNAM. Con una trayectoria de cuatro décadas como docente, la doctora Velasco, fundadora y responsable de la Colección de Paleontología de la institución, ha dirigido innumerables proyectos de investigación para licenciatura, maestría y doctorado que han derivado en la publicación de artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales.

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 6 =