Notas

Recuerdan a grandes cómicos en Cineteca Nacional

Terminado está el tiempo de las viejas carpas y espectáculos de revista, las congregaciones dominicales ante los vodeviles callejeros y el humor picaresco de las pastorelas novohispanas, pues en pleno siglo XXI la comedia mexicana ha tomado nuevos rumbos. Sin embargo, el comediante, Sergio Corona aún recuerda. 

El bailarín y actor tuvo oportunidad de reencontrarse con aquellos personajes que definieron su pasado en el teatro, el cine y la televisión, gracias a su paso por La Galería de la Cineteca Nacional, la cual alberga alrededor de 700 piezas, entre fotografías, carteles, caricaturas, videos y objetos personales propios de la historia del humor en México en la exposición ¿Actuamos como caballeros o como lo que somos? El humor en el cine mexicano.

Luego de la visita de Alfonso Arau, en junio, Sergio Corona compartió sus impresiones y remembranzas en una conversación con José Antonio Valdés Peña, subdirector de Información y Proyectos Especiales de la Cineteca Nacional, como parte del ciclo Charlas sobre el Humor en el Cine Mexicano que se llevó a cabo en la Sala 6, Roberto Gavaldón.

Sin posible pudor por la voz entrecortada por el sentimiento, el actor de Lola de mi vida (Miguel Barbachano-Ponce, 1965) y Club eutanasia (Agustín Tapia, 2005) manifestó su alegría reencontrarse con sus viejos ídolos, colegas y amigos, por lo que invitó al público para que conozca la muestra. “Me dio gusto ver a Joaquín Pardavé, a Capulina, a El Loco Valdés… a todos estos artistas”, mencionó y dijo: “Me emociona verlos y recordarlos”.

Sergio corona comico

De entre todos los personajes a los que se rinde homenaje en la exposición, Sergio Corona destacó a Joaquín Pardavé, a quien considera “el actor más completo” y a quien recuerda con afecto. “Compositor, cantante, bailarín; hacía interpretaciones de árabe, de español, de mexicano de pueblito… hizo muchos personajes que le vi y admiré”.

El intérprete también evocó su propia carrera en la farándula y subrayó en su amor por la música clásica, que desde niño fue el impulso que lo llevó a participar en el espectáculo dancístico: “Más que el baile, al principio lo que buscaba era disfrutar la música”. Tanto la danza como el humor, aseguró, son parte de una identificación personal con la vida y dijo que la pasión por la música está directamente relacionada con la felicidad que despierta la comedia.

Abierto a propuestas, está consciente que los tiempos ya no son los mismos. Al concluir su charla y a manera de comentario para las nuevas generaciones de comediantes que, con el auge del stand-up comedy, levantan sus carreras a través de nuevas plataformas de comunicación, el ex-bailarín apuntó: “Lo que recomiendo es el estudio. Hay que estudiar”.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.