Notas

Lo Homely, lo bad y lo heavy de vivir solo

Este 2019 será el año de independizarse y vivir solo, dejando atrás la casa de sus papás no está tan cool y menos si ya pasa de los 30s. Pero no se altere ni entre en pánico; los integrantes de Homely expertos en limpieza, ponen en la balanza las cosas más chidas, las feas y las fuchis de vivir solo, para que sólo se preocupe por que tipo de mascota va a adoptar o que cerveza va a llenar su refri.

Lo Homely: Tiene el control.  Una de las ventajas más importantes es ser dueño y amo de su espacio; usted decide qué poner como mesa de centro, o si quiere desayunar una coca y un gansito, por fin no más regaños ni llamadas a las 4 AM porque aun no llega a la casa.

Se conoce más a usted mismo. Con sus lados buenos y malos. Por una parte, entenderá mejor y también aprenderá a organizarse; por otra, tiene más riesgo de volverse loco. Pero tranquilo, es normal si se sorprende manteniendo conversaciones con la televisión, la computadora o consigo mismo sobre lo que hace falta comprar para llenar el refri.

No tendrá que aguantar manías. Que sí ordena las toallas por colores, tapa el gel después de usarlo, acomoda la despensa… ¿manías? ya tiene bastante con las suyas. Cada uno tiene sus rarezas pero, admitámoslo, sólo puede soportar las suyas.

Lo bad: Cálculos culinarios erróneos. La cantidad de comida para una sola persona o dos a la hora de cocinar es un tema peligroso para la mayoría. Acéptelo, no sabe calcular; o bien hace sopa para toda la oficina y ensalada que acaba tirando; o bien, tiene un limón en el refri al que ya le tomó cariño y cuatro cervezas por si se presenta alguien por sorpresa.

Forever alone. No espere nunca una cena, fiesta o regalito sorpresa al llegar a casa, porque si vive solo, difícilmente los habrá. Se lo puede hacer usted mismo pero el factor sorpresa pierde bastante interés; si vive  con su pareja la situación puede ser menos grave, pero aun así tiene que esperar hasta que llegue alguno de los dos.

Las críticas de las tías. Los familiares, amigos cercanos y sobre todo las tías le preguntarán si no se siente solo y después de eso vendrán los cuestionamientos sobre cuándo tendrá hijos o cuántos gatos innecesarios tiene. Mucha gente no entiende los placeres de vivir solo y tendrás que defender su postura en más de una ocasión.

Lo Heavy: Los trastes sucios.  Admítalo ¿a quién le agrada lavar los platos y vasos que ocupó?. Y más si ya se le juntaron de toda la semana (o en algunos casos todo el mes). Aunque no le guste alguien tiene que hacerlo; no querrá verse en la penosa situación de invitar a un date a su casa y tener que servirle en los vasos de cerveza de algún festival robados.

Toneladas de Ropa. Le tenemos una pésima noticia: Su ropa nunca se lavó sola y ahora, su mamá no irá corriendo a su ayuda; si después de ver que las montañas de ropa sucia que tienes siguen creciendo, no debe de quedarse esperando a que un día no tenga nada que ponerse para ir a la oficina más que la playera de su banda favorita que usa de pijama. Le deseamos la mejor de las suertes en su primer encuentro contra la lavadora y secadora y que su ropa siga teniendo el mismo tamaño y color que antes de que lo lavara.

El Baño del terror.  ¡Que buena fiesta la de anoche! Pero a su amigo el intenso se le pasaron las copas y canto Oaxaca, ¡Guácala!. O que tal quedó después de llegar del gym cuando aventó cosas por aquí y por allá; hay que reconocer que al terminar todas las actividades del día, lo último que quiere hacer es la limpieza. ¡El baño es la peor parte!; pero tranquilo, no debe postergar su propósito de independizarse ya que hoy en día existen  app’s que le ayudarán con las diferentes labores del hogar; la mejor de ellas Homely, quienes le ayudarán a que su hogar luzca siempre impecable digna de la visita de un rey.

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − siete =