Notas

Anuncian apoyo crediticio a la empresa pequeña de minería

Alfredo Tijerina Guajardo, director general del Fideicomiso de Fomento Minero (FIFOMI), declaró que los créditos a pequeñas empresa mineras se ha enfocado en reactivar esta cadena industrial.

La industria minera resultó afectada durante el paro de producción, por lo que tuvieron por la contingencia de Covid-19 dejar de producir, al punto que las pequeñas empresas dedicadas a este rubro prácticamente pueden desaparecer y las medianas necesitarán inversión extranjera o bancaria.

El covid-19 evidenció los grandes retos que enfrenta la minería y se busca impulsar el FIFOMI para impulsar el crecimiento minero y enfrenten sus desafíos.

El director de FIFOMI apoya a mineros que llegan a facturar hasta 225 millones de pesos y diversos procesos industriales que no impliqué exploración. Siendo que se apoya la producción, procesamiento, proveeduría, comercialización y distribución industrial.

Este organismo descentralizado otorga créditos directos, cadena productiva, de segundo piso y estructurados.  En 2020 se han colocado 2,339.49 millones de pesos para beneficio de 250 empresas.

Enfatizó que se priorizarán a mineras responsables que deben estar al día en sus finanzas, que hagan acciones responsables, que apliquen políticas de seguridad laboral y cuyos proyectos vayan de la mano con las comunidades.

La minería es una actividad que hace una importante aportación a la actividad económica de México, ya que contribuye con cerca del 4% del producto interno bruto, además de originar cerca de dos millones de empleos directos e indirectos en el país.

La otra cara de la moneda la representan los problemas que ha causado y puede causar al medio ambiente, en particular al agua.

En México el mayor problema de contaminación minero de que se tiene noticia fue el que se presentó en Cananea, Sonora en agosto de 2014 cuando se derramaron cuarenta mil metros cúbicos de solución de sulfato de cobre, causando un desastre ecológico a 254 kilómetros de los ríos Bacanuchi y Sonora afectando directamente a 22 mil 900 personas.

Si bien la actividad minera presenta una dinámica económica importante a nivel mundial y en México, representa un riesgo ambiental significativo. Es necesaria una reglamentación más estricta y, sobre todo, una vigilancia sistemática, técnicamente adecuada, por personal altamente capacitado y con las herramientas legales y jurídicas para imponer medidas y/o sanciones preventivas oportunas.

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 14 =