En Ambiente

La importancia de mantener una imagen estable en redes sociales

La empresa Socialand realizó un estudio para analizar cómo la imagen de un personaje famoso puede cambiar a partir de su compartimiento en redes sociales; para tales fines se seleccionó como elemento de estudio a Miguel “El Piojo” Herrera, uno de los directores más mediaticos y con mayor exposición en redes sociales a lo largo de toda la historia del fútbol mexicano.

Lo cual puede reflejar desde alguien que está en el pináculo de fama y opinión a ser una persona que es odioda mediáticamente por millones de seguidores de redes sociales.

El estudio se titula: La caída de un influenciador en digital, el caso de Miguel Herrera, en donde se revisa desde los hábitos digitales en los consumidores que han provocado nuevos paradigmas en la comunicación contemporánea. En este sentido, la apertura de los medios digitales han concentrado públicos activos, dispuestos a expresar voluntariamente sentimientos, ideas o percepciones, mismas que impactan directamente en los objetivos comerciales tanto de marcas como de figuras públicas; de ahí la importancia de una constante vigilancia y análisis profundo de la reputación digital que gira en torno a cada uno de ellos.

A lo cual hace indispensable la recopilación de momentos clave por medio de notas de portales deportivos de noticias; en donde en este caso se recopiló una muestra representativa de 9,665 comentarios digitales con un nivel de confianza del 95% en un periodo del 16 de noviembre del

2011 al 2 de agosto del 2015 dentro de medios digitales como: Twitter y Facebook.

Todo el antecedente es que Miguel Herrera se incorporó como Director Técnico al Tri en 2013. Llegó como el héroe que la afición mexicana necesitaba para salvar el honor de la Selección. Rescatar al Tricolor y calificar al mundial de Brasil 2014 fue su mayor hazaña entre una oleada de éxitos en sus momentos de gloria.

Conquistó el mundo gracias a su peculiar forma de festejar goles, ganó popularidad entre los internautas, quienes lo consagraron como un ícono del “meme” en las redes sociales. Sin embargo, su carrera se vio manchada por varios momentos polémicos que influyeron en su degradación pública y posteriormente en su expulsión de la Selección Mexicana, a pesar de haber ganado la Copa Oro.

Después de haber sido uno de los personajes más amados del fútbol nacional, “el Piojo” se convirtió en el enemigo público para afición mexicana.

Con momentos clave de su caída como fue que la afición reprobó que continuara saliendo excesivamente en comerciales cuando no mostraba resultados con la Selección; el mayor pico negativo se observó después de hacer proselitismo a favor de un partido político, lo que llevó a Herrera a perder la confianza de la afición mexicana.

De esta forma por estos hechos se paso de lo divertido, rebelde y altanero a corriente, agresivo y mediocre. Y las gráficas de subida y bajada de opiniones se dieron de forma extrema al final de su etapa de entrenador y el tono en el que fueron abordados por los internautas. El número de hashtags en tono positivo y neutral predominan durante más de un año, sin embargo los negativos tuvieron mayor impacto y número de menciones.

Durante más de un año, Miguel Herrera gozó de una imagen mayormente positiva; sin embargo, una combinación de acciones causaron su declive en tan sólo dos meses. La etapa de percepción negativa generó mayor volumen de comentarios que cuando gozaba de una buena imagen pública.

La comunidad de @MigueHerreraDT estaba acostumbrada a tweets sobre alineaciones, fotos o mensajes de motivación antes de cualquier partido, pero dejó de hacerlo después de que emitió mensajes políticos, parecería que el mismo “Piojo” se sentía amenazado y temeroso de publicar, pues cada tweet que salía de su cuenta era objeto de crítica incansable por parte de la afición.

México se coronaba campeón de la Copa Oro el 26 de julio, parecía que una nueva luz se abría para Herrera junto con una nueva oportunidad para recuperar la imagen pública positiva que gozaba en un principio. Sin embargo, un día después, Miguel Herrera no contuvo al Piojo rencoroso que llevaba dentro y arremetió contra el periodista Martinoli en el aeropuerto de

Philadelphia. Fue evidenciado en un video ante los reflectores de las redes sociales, lo que lo mantenía al borde de, posiblemente, sus últimas horas como director técnico de la Selección.

La conversación generada por los usuarios en el ecosistema digital son un reflejo de la percepción y el sentimiento hacia las marcas y figuras públicas, que a través del tiempo son cristalizadas en reputación. Por lo que el medio social exige una constante vigilancia para crear estrategias accionables que fortalezcan la imagen y la comunicación de las mismas.

140 caracteres son suficientes para derribar una buena reputación construida durante mucho tiempo. Una mala reputación en redes sociales impacta directamente en los hechos fuera del ecosistema online y en los objetivos comerciales de las marcas y figuras públicas.

Comments Closed

Comments are closed. You will not be able to post a comment in this post.