Campus

Primera imagen de un hoyo negro, regalo celeste a la humanidad

 

“Damas y caballeros, aquí está la primera foto de un agujero negro”. Con estas palabras, David Hughes, director del Gran Telescopio Milimétrico (GTM) Alfonso Serrano en México, anunció los primeros resultados obtenidos por el Telescopio de Horizonte de Eventos (EHT, por sus siglas en ingles), proyecto colaborativo que conecta 8 telescopios en Estados Unidos, España, Chile, Antártida y México para crear una cámara virtual del tamaño del planeta y hacer observaciones en la banda milimétrica que capturen la imagen de un agujero negro.

“A 104 años de la publicación de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein y la predicción matemática de la existencia de una singularidad que puede distorsionar el tapete del espacio-tiempo, los científicos del Telescopio del Horizonte de Eventos lograron comprobar dicha teoría por medio de la captación de la foto de la sombra de un agujero negro supermasivo en el núcleo de la galaxia elíptica M87”.

Hughes explicó que esta colaboración comenzó hace 10 años porque aunque los físicos y astrónomos ya habían aceptado la existencia de los agujeros 60 años atrás, nunca habían visto uno directamente. “Una de las principales razones de esto es el tamaño del horizonte de eventos, los agujeros negros son objetos pequeños. Si pudiéramos colapsar un objeto con la masa de la tierra y formar un agujero negro su horizonte de eventos tendría el tamaño de dos centímetros; si colapsáramos el Sol, el horizonte sería de 6 kilómetros”.

Los científicos están de acuerdo en que esto es apenas el principio de la aventura, con la intensión de conseguir a futuro no solo una foto sino un video del agujero negro. No obstante, el doctor Laurent Loinard, investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) hizo énfasis en que la fotografía hoy revelada es exactamente lo que se esperaba de un agujero negro supermasivo.

The Event Horizon Telescope (EHT) — a planet-scale array of eight ground-based radio telescopes forged through international collaboration — was designed to capture images of a black hole. In coordinated press conferences across the globe, EHT researchers revealed that they succeeded, unveiling the first direct visual evidence of a supermassive black hole and its shadow. The shadow of a black hole seen here is the closest we can come to an image of the black hole itself, a completely dark object from which light cannot escape. The black hole’s boundary — the event horizon from which the EHT takes its name — is around 2.5 times smaller than the shadow it casts and measures just under 40 billion km across. While this may sound large, this ring is only about 40 microarcseconds across — equivalent to measuring the length of a credit card on the surface of the Moon. Although the telescopes making up the EHT are not physically connected, they are able to synchronize their recorded data with atomic clocks — hydrogen masers — which precisely time their observations. These observations were collected at a wavelength of 1.3 mm during a 2017 global campaign. Each telescope of the EHT produced enormous amounts of data – roughly 350 terabytes per day – which was stored on high-performance helium-filled hard drives. These data were flown to highly specialised supercomputers — known as correlators — at the Max Planck Institute for Radio Astronomy and MIT Haystack Observatory to be combined. They were then painstakingly converted into an image using novel computational tools developed by the collaboration.

Ciencia de México hacia el mundo

Aunque la fotografía fue el resultado de una colaboración internacional con más de 200 científicos involucrados, el GTM, que se integró al proyecto a partir de 2015, y que contó con el invaluable apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), fue especialmente importante pues, como dijo Hughes, es el telescopio de plato único más grande de esta red completa de telescopios y además está ubicado en la parte central de la misma por lo que, cuando se combinan todas las imágenes, el “Alfonso Serrano” puede proporcionar datos valiosos para mejorar la calidad de la imagen final.

Es así que este proyecto hecho realidad ha demostrado lo que se puede hacer si se invierten recursos para el desarrollo científico, dijo el doctor William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, y agregó: “el descubrimiento representa el éxito de tecnologías llevadas a la práctica en condiciones de observación que son complicadas. Juntar toda la información ha sido un reto tecnológico, logístico e intelectual realmente fuera de serie; este anuncio refleja lo que somos capaces de hacer si nos lo proponemos”.

La doctora María Elena Álvarez Buylla, directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), declaró que “es un gran día para la ciencia en general y en particular la de México, la que se hace desde México. Nuestro país –dijo- puede participar en este avance de la frontera del conocimiento gracias a una gran inversión pública que implicó durante muchos años la construcción de este GTM que permite la observación de fenómenos en el universo”.

Y concluyó al decir que “sería una irresponsabilidad completa el no darle el apoyo y mantenimiento a este tipo de infraestructura”.

Los 8 telescopios que participaron en el EHT son: Gran Milimétrico y Explorador EXperiment de Atacama (Chile); IRAM 30-M de Pico Veleta (España); el “James Clerk Maxwell” y el Submilimétrico Array de Maunakea, Hawaii (USA); el GTM “Alfonso Serrano” (México); el Submilimétrico de Mounth Graham, Arizona (USA) y el de la estación Polo Sur (Antártida).

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 11 =