Campus

Impulso al aprendizaje, esencial para ser una economía de primer mundo

De acuerdo con la OCDE, los países ubicados en el top 10 dentro del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes son también aquellos ubicados en el top 10 de los rankings de competitividad, además de tener las mayores cifras de PIB per cápita según el Fondo Monetario Internacional, lo cual, consolida la importancia de tener una sociedad educada.

Sin embargo, de acuerdo con datos de la UNICEF, 58 millones de niñas y niños en edad escolar primaria (6 a 11 años) y 63 millones en secundaria (12 a 14 años) en el mundo están fuera de la escuela, mientras que 250 millones de niños y niñas, pese a ir a la escuela, salen sin conocimientos básicos en matemáticas y lectura. El rezago, la repetición y los menores niveles de aprendizaje tienden a concentrarse entre aquellos que viven en zonas rurales y en hogares por debajo de la línea de pobreza.

La escritura a mano es una habilidad básica del desarrollo infantil que contribuye directamente en los niveles cognitivo, social y emocional de los niños. Además, interviene de manera directa en su proceso de aprendizaje y memorización.

Es por ello que marcas como es la de productos escolares BIC, se ha planteado el compromiso de contribuir a la promoción de una educación integradora y de calidad para niños y niñas, atendiendo así con los Objetivos de Desarrollo Sustentable definidos por las Naciones Unidas.

En este sentido, para 2025, la empresa se planteó el objetivo de mejorar las condiciones de aprendizaje de 250 millones de niños en todo el mundo, a través de distintos proyectos en los países donde tiene presencia que buscan promover habilidades fundamentales para niños y niñas como la lectura, la escritura y la aritmética básica.

Para lograrlo, la Fundación BIC cuenta con distintos programas que buscan aumentar el acceso a la educación, poniendo énfasis en la financiación del emprendimiento social y en la innovación en la educación.

Entre ellas, destaca “Call for Projects”, una iniciativa que apoya la educación local a través de proyectos con duración de tres años. De un total de 6 proyectos que la Fundación BIC impulsa, cuatro se llevan a cabo en América Latina.

Por otro lado, en México, se ha desarrollado un programa de capacitación en desarrollo web y programación para más de 1,000 niñas de bajos recursos en la Ciudad de México, en alianza con la ONG Laboratoria.

Asimismo, el año pasado se lanzó la primera Semana Global de Educación en la que miembros del equipo BIC en más de 40 países participaron en eventos de voluntariado para ayudar a mejorar las condiciones de aprendizaje de estudiantes. En América Latina se llevó a cabo la rehabilitación de 11 bibliotecas y espacios artísticos, beneficiando a más de 4,500 niños y niñas. Este esfuerzo global, seguirá vigente hasta 2025.

Acerca de Juan Carlos Machorro

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.