Campus

Desarrollan cauterizador de tuna que alargue su vida en anaquel

México cuenta aproximadamente con 107 especies de nopales, de las cuales seis variedades son utilizadas para la obtención de la fruta llamada “tuna”, mientras que tres más lo son para la de nopal verdura, de acuerdo con el portal especializado México Produce.

Al referir el cultivo de tuna, el país tiene 20 mil productores que cosechan 48 mil hectáreas aproximadamente, de las cuales obtienen 352 mil toneladas anuales. De esa producción, una parte importante se dedica para la exportación hacia Estados Unidos y Canadá.

En menor proporción, una parte de la tuna exportada se destina a Chile, Holanda, Alemania, Bélgica y Francia. Que la exportación a esas regiones sea menor, obedece entre otros factores a que la vida de la tuna en el anaquel es reducida y eso hace que no sea rentable trasladarla a lugares lejanos.

En ese contexto, Federico Hahn Schlam, profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) en el Departamento de Irrigación, desarrolló un cauterizador de tunas que logra extender su vida en el anaquel hasta por tres meses. El prototipo desarrollado ha sido sometido a pruebas de efectividad durante tres años y hoy en día incluso ya cuenta con una patente “Equipo industrial para la cauterización de tunas”.

tunas

De acuerdo al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), detalló que el investigador ha declarado que se comercializan tunas en cajas, en las calles; la gente pasa sobre las carreteras a bordo de sus vehículos, se orilla y las compra; no obstante, la fruta no dura mucho, hay que consumirla pronto. Su vida de anaquel es de seis o siete días, de tal suerte que la mitad de la tuna que se produce se echa a perder y termina en la basura.

Ante ello, existen esfuerzos para extender la vida útil de las tunas, por ejemplo el uso de refrigeradores industriales, los cuales alargan la vida hasta por 15 días; sin embargo, el costo de tenerla almacenada es bastante alto. Ese fue el punto de partida de nuestra investigación para concretar el desarrollo.

El objetivo planteado fue ampliar el potencial de exportación del producto hacia Estados Unidos, sobre todo a diversos países de Europa. Cabe recordar que el primer exportador de tuna a nivel mundial es Italia, país que produce mucho menos que nosotros y lo hacen en menor cantidad de tierras.

Una desventaja con ellos radica en que están muy cerca de las regiones comerciales de Europa, mientras que a nosotros nos queda muy lejos, y para llegar a esos mercados tendríamos que encontrar la fórmula para mejorar la producción y la vida de anaquel.

Partiendo de ello, construimos varios prototipos hasta llegar a un desarrollo final; el primer desarrollo nos tomó cerca de un mes y una vez que se construyó, se realizaron varias pruebas con diferentes resistencias para determinar la más efectiva.

Este sistema se trata de un dispositivo que cuenta con dos pistones, uno en la parte superior y otro más en la parte inferior. La tuna es colocada en medio y mediante un botón el pistón de arriba desciende; este contiene una resistencia que está a 150 grados Celsius que entra en contacto con la tuna por espacio de 30 segundos y de esa forma la cauteriza.

Es importante tomar en cuenta que debido a que no todas las tunas tienen la misma forma en el pedúnculo —tallo de flor o fruto por donde se une a la planta— es necesario recortarlo y dejar esa zona plana para que la resistencia entre en contacto de manera óptima con la tuna.

La función de los dos pistones es presionar la tuna por ambos lados mediante un sistema de aire, inyectado con un compresor, eso hace que la resistencia entre en contacto con la tuna y permite que se selle.

Una vez realizado este proceso, la tuna puede conservarse sin refrigeración, hasta por dos o tres meses, lo cual favorece considerablemente las condiciones para su comercialización y exportación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uno × tres =